Relojes florales mexicanos

KMX Magazineagosto 22, 2016

Relojes Centenario nace gracias a la pasión de un joven de 17 años originario de Zacatlán, Puebla. Maravillado por el funcionamiento de la maquinaria del reloj, decide  construir él mismo uno monumental.

En 1912 inauguró su primer reloj monumental y para 1920 fundan oficialmente Relojes Centenario, empresa familiar que sigue a cargo del inventor Alberto Olvera, sus hijos y nietos.

Entre los relojes monumentales que hacen algunos de los más vistosos y favoritos de todos son los relojes florales que embellecen parques y jardines, dando un toque de elegancia, algunos de ellos son todo un atractivo turístico y sirven de inspiración para la elaboración de artesanías y souvenirs, situación que favorece a la comunidad económicamente.

Entre los relojes más destacados, está el reloj floral del Parque Hundido de la Ciudad de México, es uno de los más grandes del mundo con una superficie de 78 m2 y una carátula de 10 m. de diámetro.

reloj 2.1

reloj 2

El preferido de la familia Olvera es el que se encuentra en Zacatlán, Puebla, símbolo de la ciudad y donado en el 1986. Se compone de dos carátulas de cinco metros, con melodías diferentes para marcar las horas.

zacat2

ZACAT