Conoce los orígenes del cine de ficheras

KMX MagazineAgosto 18, 2016

Cuando terminó el mandato de Echeverría, entró en acción José López Portillo —1976-1982—, que también, como todos los políticos nacionales, impuso a un familiar al frente del cine mexicano: su hermana Margarita, quien, como directora de Radio, Televisión y Cinematografía, favoreció la producción cinematográfica privada y, con ello, la proliferación de un género que aportaría mucho dinero y poca calidad a los filmes nacionales: El cine de ficheras.

Destacando desnudos femeninos y atascones al momento del baile tropical, sin dejar de lado los albures y muy básico romanticismo, son los elementos esenciales que podemos ver en las películas de ficheras o sexicomedias, que tuvo su mayor furor entre 1975 y 1982, aunque se prolongó hasta finales de los años 80.

Las rumberas son personajes malditos, muchachas inocentes caídas en desgracia que triunfan como bailarinas, pero son víctimas de abusos que las dejan marcadas como «mujeres sin mañana».

Además el cine de ficheras surgió como una adaptación de obras teatrales muy exitosas desde finales de los años 60, como Las golfas (1968) y Las ficheras (1971), de Víctor Manuel Castro Arozamena, que llegó a cumplir 2 mil 500 representaciones en el Teatro Principal.